mensajeros-ciclistas-blade-riders

La Comisión Europea parece decantarse por la creación de una autoridad laboral única.

Los servicios que tienen un alcance transnacional deben tener una regulación que también supere las fronteras y suponga un marco común para un territorio en el que existe libre circulación de trabajadores, servicios y capitales, a juicio de la Unión Europea.

Con esta filosofía, las autoridades europeas quieren hacer frente a un fenómeno que ha supuesto una revolución tanto en lo que respecta al modo en que los clientes se enfrentan al proceso de compra, como en lo que se refiere a la propia estructura laboral que sustenta a las plataformas digitales.

En este sentido, la Comisión Europea estima que el vacío legal existente en la UE en relación con las condiciones laborales de los trabajadores que llevan a cabo su labor en estas plataformas provoca que no se paguen impuestos al mismo nivel que otras actividades con cuentan con una mayor grado de regulación.

Con el fin de evitar situaciones de competencia desleal entre empresas, la Comisión defiende la creación de una autoridad laboral europea que tenga capacidad para controlar las actividades de estas nuevas empresas y que, al mismo, garantice que el mercado está en disposición de aprovechar las capacidad innovadoras que estas compañías pueden aportar.