Como todo el sector del transporte, las autopistas ferroviarias también se han visto afectadas en estos últimos doce meses por la pandemia por el Covid-19.

Desde el primer momento, el objetivo fue asegurar la salud de los conductores y del personal que opera en las terminales VIIA Connect, para lo que se establecieron rápidamente las medidas adecuadas para limitar los tiempos de espera de los conductores in situ y asegurarse de que se respetaban las distancias de seguridad.

A partir de abril de 2020, se tomó la decisión de suspender el servicio Barcelona – Bettembourg, lanzado unos meses antes dada la repentina caída de volúmenes en la industria de la automoción, uno de los principales usuarios de la autopista ferroviaria en particular, ofreciendo a los clientes la alternativa de servicio desde Le Boulou, con un servicio de alta frecuencia de tres viajes diarios de ida y vuelta que se ha mantenido en todos estos meses.

En el punto más álgido de la crisis sanitaria, estábamos orgullosos de contribuir a transportar productos farmacéuticos y alimentarios en nuestros trenes y en nombre de nuestros clientes. Durante este período, el mundo de la carretera y el mundo ferroviario han mostrado una energía increíble para satisfacer las necesidades de suministro de productos básicos, de alimentación en un principio y también para asegurar la actividad industrial.

Desde septiembre de 2020, la demanda de nuestros servicios de autopistas ferroviarias no ha hecho mas que seguir aumentando, con una oferta actual de 44 trenes semanales en el eje Le Boulou – Bettembourg, algo nunca visto en una autopista ferroviaria de larga distancia.

En el contexto del Brexit, las soluciones tren + barco para los tráficos de semirremolques no acompañados facilitan los trámites aduaneros y limitan los tiempos de espera de los conductores.

Los motivos de este crecimiento hay que buscarlos, por una parte, en la implantación del Paquete de Movilidad, pero también en la falta de conductores que siguen penalizando al transporte de mercancías por carretera y también al deseo de los fabricantes de apostar por soluciones logísticas medioambientalmente sostenibles.

La fuerte demanda de nuestros servicios lo hizo posible el mantenimiento de las conexiones diarias Le Boulou – Calais, Boulou-Macon, Macon Calais y Turín – Calais en las que los altos niveles de actuales de ocupación, sugieren posibles incrementos de las frecuencias para atender este incremento en la demanda

Sin embargo, el alto nivel de exigencia actual va acompañado de una falta de visibilidad compartida con todo el sector que, a pesar de la buena situación, nos obliga a ser cautos a la hora de reforzar la oferta actual con nuevos servicios.

Otra característica especial del comienzo de esta 2021 es, por supuesto, el Brexit y sus repercusiones en los flujos con el Reino Unido. Después de un mes de aprendizaje acelerado en enero, hemos recuperado visibilidad sobre este tráfico y las soluciones tren + barco para los tráficos de semirremolques no acompañados están teniendo mucho éxito ya que facilitan los trámites aduaneros y limitan los tiempos de espera de los conductores. Pero sobre todo aseguran capacidades y tiempos de tránsito, que es exactamente lo que el mercado está pidiendo actualmente.