Los clientes del mercado inmologístico siguen demandando instalaciones ubicadas en zonas estratégicas, donde cada vez escasea más la disponibilidad. Esto requiere de soluciones innovadoras, como las instalaciones multinivel por las que está apostando Goodman para proporcionar espacios en localizaciones ‘prime’ a clientes del sector retail, el e-commerce y la logística de terceros.

El grupo, que ya ha desarrollado 28 centros de este tipo en Asia, ha trabajado con el cuerpo de bomberos de la Generalitat y las autoridades locales en la planificación de su nuevo proyecto en Barcelona, asegurándose de que se cumplan todos los requisitos de seguridad y la normativa vigente.

Las primeras instalaciones multinivel de España se ubicarán, por tanto, en Molins de Rei y Castellbisbal. Ambas han obtenido la autorización de la Dirección General de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento para garantizar la operativa de diferentes clientes, hasta cuatro en el caso de Molins de Rei y dos en la instalación de Castellbisbal.

La primera es una instalación logística multinivel y crossdock con un total de 46.000 m². Está alquilada en su totalidad a DSV, que consolidará allí sus dos divisiones, DSV Road, su negocio de transporte y DSV Solutions, su negocio logístico.

La segunda consta de dos plantas independientes de 14.700 m², que pueden conectarse. Cada una de ellas está equipada con los elementos necesarios para permitir la operatividad de dos clientes de forma independiente o integrarse para alojar a uno solo. Al finalizar la obra, se solicitará la certificación ambiental Breeam Excellent.

Los dos nuevos desarrollos en Barcelona están en línea con la estrategia del grupo de invertir en instalaciones de alta calidad en localizaciones privilegiadas y crear soluciones innovadoras para que los clientes puedan llegar fácilmente a los grandes núcleos de consumo, reduciendo los tiempos de entrega, los costes de transporte y su huella de carbono.