Según un reciente estudio dado a conocer por Adecco, un 87,2% de las empresas españolas que contratan servicios de outsourcing cree que es el momento de mejorar el salario de los trabajadores y aumentar su poder adquisitivo frente a un 12,8% que no es favorable a este incremento retributivo.

De igual modo, un 55,2% de los contratantes de empresas multiservicios también están convencido de la necesidad de modificar la reforma laboral y dar prioridad a los convenios sectoriales frente a los de empresa, mientras que un 44,8% que prefiere dejar las cosas como están.

En el mismo sentido, si se incrementaran los costes en la externalización, un 52,6% de las empresas que externalizan servicios estaría dispuesta a asumir ese incremento salarial, frente a un 47,4% qie es reticente a asumir ese coste.

Entre los motivos principales por lo que muchas empresas recurren a la externalización se encuentran una mayor flexibilidad en sus operaciones o servicio, algo que valoran un 27,4% de los encuestados. De igual modo, un 20,6% opina que se produce una mejora de la productividad al poder centrar su fuerza en el negocio principal, otro 11,8% destaca el acceso a conocimiento y talento experto y un 11,4% se centra en la posibilidad de transformar costes fijos en variables.

Por contra, los principales obstáculos para la externalización tienen que ver con una posible pérdida de dirección y control del proceso (15,7%), por chocar con la propia cultura de empresa (14,6%), por la inexperiencia del proveedor en el proceso (11,9%), por la desconfianza en la posible mejora de la calidad del proceso (11,9%) o por la conflictividad laboral y sindical (10,5%).