Centro de Transportes de Coslada en Madrid

El 25% de las instalaciones logísticas que comenzaron a construirse en Europa en 2015 tienen más de 50.000 m².

Las instalaciones logísticas se consolidarán aún más en torno a redes de distribución europeas en los próximos cinco años, en detrimento de las redes locales o nacionales. Por su parte, las redes regionales tendrán un peso similar al actual en el horizonte 2020.

Así lo recoge un estudio realizado recientemente por Prologis, que señala que esta tendencia se debe a que los usuarios de las instalaciones, tanto fabricantes como operadores, buscan lugares estratégicos en puntos clave de una red globalizada para encontrar el mejor equilibrio entre costes bajos y niveles de servicio altos.

En este contexto, cabe destacar que las instalaciones logísticas tienen un tamaño medio cada vez mayor. En 2015, el 60% de los edificios que se comenzaron a construir tenían más de 25.000 m², mientras que una de cada cuatro instalaciones superaba los 50.000 m². Según la consultora, la consolidación de las redes fortalecerá esta tendencia.

A la hora de establecer la estrategia en la cadena de suministro, las empresas buscan contar con personal cualificado, un buen posicionamiento para el crecimiento del comercio mundial y el cumplimiento de los requisitos de sostenibilidad futuro.

El conjunto de estas premisas, unidas a la tendencia de buscar beneficios en la externalización de la logística, implica una mayor consolidación en lugar de la descentralización.

No obstante, los encuestados discrepan sobre el papel que otros factores clave tendrán para el cambio. En lo que respecta al crecimiento del e-commerce y a la volatilidad de los precios del petróleo, prácticamente la mitad de los encuestados consideran que alentará la descentralización de operaciones, mientras que la otra mitad sostiene que motivará la consolidación de la red.