Las obras de adaptación y mejora del muelle Príncipe Felipe en la dársena de Escombreras para la carga de GNL y ganado vivo avanzan a buen ritmo, uma vez que se ha terminado de colocar el último de los seis cajones que permitirán disponer de un muelle de 211 metros con una explanada de 3.000 m².

De este modo se dará respuesta a la demanda de espacio y se incrementará la carga y descarga de combustibles más sostenibles.

Las obras comenzaron en agosto de 2020 y tienen un plazo de ejecución de 20 meses, por lo que está previsto que terminen a finales de año.

Los responsables del puerto esperan posicionarse así como centro logístico de GNL en Europa y reforzar la cadena de abastecimiento en el transporte marítimo.

Así mismo, también mejorará la eficiencia en las operaciones de aprovisionamiento de GNL. Hasta el mes de abril, el recinto ha realizado operaciones de GNL donde se han movido más de un millón de toneladas. En 2020, el puerto creció en un 71% en la descarga de GNL superando los 2,2 millones de toneladas.

Esta actuación es la obra más importante que está realizando el puerto de Cartagena en estos momentos, con un presupuesto de más 9,7 millones de euros.

Las obras, a cargo de la unión temporal de empresas que componen Sato y Tecop SA., se están realizando en dos zonas. En la zona oeste del muelle Príncipe Felipe, se está ampliando la línea de atraque con la instalación de cuatro cajones de hormigón, mientras que en la zona norte, en el entorno de Enagás, se han colocado dos cajones que incrementarán la línea de atraque.