terminal de carbón en el puerto de Avilés

El carbón es la segunda mercancía con mayor volumen de tráficos en el puerto avilesino.

García Munté Energía está ultimando las obras del nuevo parque de carbones del puerto de Avilés, un centro logístico de recepción y distribución que se suma a los que tiene en Tarragona y Huelva. Los trabajos, que comenzaron en diciembre de 2015 y finalizarán antes de que acabe 2017, han requerido una inversión superior a los cinco millones de euros, según recoge el diario El Comercio.

Tras completarse el cierre perimetral de la parcela, de 67.000 m², en agosto se instalará una pantalla cortavientos de 5,5 metros de altura, así como ciertos sistemas de protección ambiental. El proyecto también incluye una nave, una red de recogida de aguas pluviales, balsas de decantación, cintas capotadas, tolvas ecológicas, cañones nebulizadores y lavaruedas, entre otras medidas.

El objetivo principal es minimizar la difusión al aire de partículas PM10, el único agente contaminante que supera en Avilés los niveles máximos permitidos, aunque únicamente en una de las estaciones de la red de medición, situada en el recinto de la Inspección Técnica de Vehículos, a la entrada del recinto portuario.

Tráficos anuales de 700.000 toneladas

García Munté inició sus operaciones en Avilés en 2014 después de obtener la correspondiente licencia para desarrollar la actividad sin el trámite de evaluación de impacto ambiental. Desde entonces, genera unos tráficos anuales de unas 700.000 toneladas, fundamentalmente de coque y antracita que recibe de países como Polonia, Letonia o Estados Unidos.

La partida más grande, de 61.515 toneladas, llegó al puerto el 27 de julio de 2016 desde Estados Unidos en el granelero Ultra Cougar. Como particularidad, ha recibido dos pedidos en buques autodescargantes, los primeros de estas características que han operado con graneles en Avilés.

Actualmente, el carbón es la segunda mercancía con mayor volumen de tráficos en el puerto avilesino. El total anual se acerca al millón de toneladas, frente a los aproximadamente 1,2 que alcanza la blenda, importada en su totalidad para Asturiana de Zinc.