La creciente actividad del sector de los drones en España ha quedado reflejada en las cifras de 2020, cuando estas operaciones aumentaron un 207% hasta las 1.646. Esto supone, además, un repunte del 362% respecto a 2018, cuando se registraron 358.

Estos son algunos de los datos que ha ofrecido el jefe de Desarrollo de Negocio de Drones de Enaire, Daniel García-Monteavaro, en una jornada organizada por Garrigues y la Asociación Española de Derecho Aeronáutico y Espacial.

García-Monteavaro ha recordado los planes del gestor nacional de navegación aérea para el despliegue del reglamento U-space, que entrará en vigor en 2023, para la gestión automatizada de las operaciones con drones, así como las correspondientes a la movilidad aérea urbana, cuya entrada se espera para 2025.

En su fase inicial, U-space estará delimitado a un espacio aéreo definido, segregado y designado para uso exclusivo de drones, aunque en el futuro garatizará las operaciones con drones en todos los entornos operativos y espacios aéreos de manera segura y eficiente.

Enaire está desempeñando un rol fundamental en la gestión del tráfico aéreo no tripulado y, muy especialmente, como prestador de los Servicios de Información Común, CIS, a nivel nacional.

La planificación para el despliegue del espacio único europeo contempla la realización de validaciones y la puesta en marcha de servicios básicos para los usuarios entre 2021 y 2022, y posteriormente en 2023, el lanzamiento del Proveedor de Servicios de Información Común, CISP.

Al mismo tiempo, desempeñará un rol secundario como Proveedor de Servicios U-space, USSP, de carácter público para Administraciones o Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, entre otros.

En cuanto a la movilidad aérea urbana o aerotaxis, existen algunas iniciativas piloto bajo el marco del Cielo Único Europeo, cuyos vuelos se realizarán en 2022.

Concretamente en España, se iniciarán vuelos de aerotaxis en Santiago de Compostela y en Villacarrillo, Jaén, así como vuelos de paquetería en la Playa de Casteldefels en Barcelona.