El último Consejo de Ministros del 16 de noviembre ha dado el visto bueno a un Real Decreto que regula las ayudas de 400 millones de euros que el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana transferirá a las comunidades y ciudades autónomas para impulsar la descarbonización del transporte profesional.

La norma ha sido publicada oficialmente en el BOE este 17 de noviembre y entra en vigor el jueves 18, con lo que, en teoría, las comunidades autónomas pueden empezar a distribuir los primeros 174 millones de euros asignados esta misma semana.

Con esta medida, el Gobierno acelera una medida con la que intenta rebajar el descontento en el sector y contar con una baza para detener el paro patronal planteado para el próximo mes de diciembre.

Sin embargo, el Departamento ya había venido anunciando esta línea de ayudas reiteradamente desde hace meses, con lo que se daba por descontada y, además, implica un paso intermedio en cada comunidad autónoma para su reparto definitivo entre las empresas de transporte.

Las ayudas se dirigen a utónomos y las empresas privadas de transporte de mercancías y viajeros domiciliadas en cada comunidad autónoma, así como las empresas que se dedican al transporte privado complementario.

El programa de ayudas estará se dotará de forma inmediata con 174 millones de euros que se distribuirán entre las comunidades y ciudades autónomas con cargo al presupuesto de 2021.

Adicionalmente, la línea de ayudas, que estará vigente hasta el 30 de abril de 2024, se ampliará, en función de la demanda, hasta los 400 millones de euros.

Destino de las subvenciones

Las actuaciones a subvencionar comprenden el achatarramiento de vehículos adscritos a una autorización de transporte y matriculados en España con anterioridad al 1 de enero de 2019, de tal modo que el Ejecutivo espera achatarrar unos 20.000 camiones y 3.000 autobuses, lo que supondrá una reducción estimada de emisiones de CO2 de 600.000 toneladas al año.

Así mismo, se subvencionará la adquisición de vehículos de energías alternativas, como los vehículos eléctricos, de hidrógeno, híbridos e híbridos enchufables y de gas (GNL o GNC), en este último caso de forma transitoria hasta el 31 de diciembre de 2023.

Estas unidades deberán ser nuevas y matricularse y adquirirse tras la solicitud de la ayuda.

Finalmente, también se subvencionará la modificación de la forma de propulsión de vehículos desde combustibles de origen fósil, ya sean diésel, gasolina o gas, a vehículos cero emisiones, eléctrico o de hidrógeno.

También, en un plazo transitorio hasta el 31 de diciembre de 2023, es potencialmente subvencionable la transformación de una motorización diésel o gasolina a gas.

Además, las ayudas también cubrirán la implantación de infraestructura de recarga de vehículos eléctricos y la adquisición semirremolques para autopistas ferroviarias.

Las subvenciones para financiar estas cuatro líneas de actuación se establecen como un importe fijo unitario por motorización, por categoría y tipo de vehículo, y, en el caso de las subvenciones para la adquisición de flotas cero o bajas emisiones, también por tipo de destinatario, de manera que se tiene especialmente en cuenta a autónomos y pequeñas y medianas empresas.

Se estima que podrán subvencionarse hasta 2.000 camiones y 500 autobuses eléctricos puros, de emisiones cero en todo el periodo del programa, así como la instalación de más de 1.500 puntos de carga nuevos en España, dedicadas al transporte pesado de mercancías y viajeros por carretera.

Según los datos del Ministerio, el transporte de mercancías y viajeros por carretera, que genera el 8,2% de los gases de efecto invernadero en España pese a suponer apenas el 2% de la flota de vehículos, es uno de los sectores donde la descarbonización plantea mayores retos de cara a las próximas décadas.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px