La División de Paper-España del grupo aragonés Saica ha movido en 2012 un total de 4 millones de toneladas, 600.000 de las cuales lo hicieron a través de sus corredores ferroviarios.

Semanalmente, desde su fábrica en El Burgo de Ebro (Zaragoza) salen diez trenes  con 640 toneladas de bobinas, y entran otros tantos con balas de papel para reciclar, todos ellos operados por su partner ferroviario Comsa Rail Transport. De este modo, el pasado año se se hicieron diariamente 63.000 kilómetros menos por carretera, unas cifras que ponen de relieve el compromiso de la compañía con el medio ambiente.

Así el volumen transportado en tren ha experimentado en los últimos cinco años un crecimiento del 350%, representando a día de hoy un 15% del total y un 20% de los flujos ibéricos de la Compañía, frente al 3% que rige en el mercado.

Para este 2013 la multinacional prevé un aumento de frecuencias de hasta ochos convoyes semanales más en los actuales corredores, así como la inclusión de otros nuevos, principalmente con el objetivo de cruzar la frontera pirenaica y llevar trenes directos a Francia, algo que podría impulsar el objetivo de que en 2015 el ferrocarril alcance la cuota del 25%.

Además de los beneficios medioambientales, el uso de este medio de transporte aporta otras importantes ventajas, como unos menores daños en las mercancías, un nivel de puntualidad del 99% o unos tiempos de tránsito puerta a puerta inferiores a los de carretera.

Aunque la vocación ferroviaria de Saica viene de lejos, ha sido desde el año 2008 y gracias a la colaboración con Comsa, cuando se han dado las condiciones necesarias para el desarrollo logístico del tren partiendo de una visión a largo plazo para conseguir una operación optimizada y eficaz.

Se ha optado por sustituir los vagones convencionales por unos rebajados y utilizar cajas móviles que se trasvasan directamente de tren a camión y viceversa, algo que permitió reducir los tiempos de carga y descarga, dando a la terminal ferroviaria una mayor capacidad.

Para la optimización de los trenes, las premisas han sido, alcanzar la máxima carga y ocupación por caja con una adecuada distribución de la mercancía y remolcar el máximo número de cajas en cada tren en función de la tracción y de la línea utilizada.

A partir de ahí, en 2009 se iniciaron los flujos con destino y origen Portugal, en el primer transporte ferroviario internacional realizado con medios 100% privados en la península Ibérica, hoy son cuatro los corredores ferroviarios que utiliza la multinacional: Zaragoza – Portugal, con tres trenes semanales; Zaragoza – Madrid – Sevilla, con otros tres; y Zaragoza – Levante y Zaragoza – Barcelona con dos trenes a la semana.

Durante estos últimos años, Comsa Rail Transport a puesto a disposición de Saica un equipo de 70 personas que se encarga no sólo del movimiento de las tres locomotoras, 80 vagones y 250 cajas móviles, sino que también asume las funciones de coordinación, administración de terminales o distribución capilar entre otras.