La dispersión normativa que existe a nivel municipal para al distribución urbana de mercancías es uno de los problemas más acuciantes para el transporte de corta distancia y la logística de la última milla.

En este sentido, el sector también viene demandando desde hace tiempo una mayor coordinación que les permita actuar con un marco común, algo de especial interés en un colectivo atomizado y en el que trabaja una amplia capa de trabajadores autónomos.

Así las cosas, Fetransa ha pedido al Comité Nacional del Transporte que se dirija a la Federación de Municipios y Provincias para explicar cómo influye en la actividad de transporte la falta de coordinación en la aplicación de los planes de calidad del aire que están aprobando las ciudades más grandes del país y, especialmente, Madrid, Barcelona y Valencia.

Un transportista puede tener homologado su vehículo para una ciudad en concreto, pero no para poder acceder a otra población en la que también desarrolla su actividad.

Estas normativas regulan las características técnicas de los vehículos que pueden acceder a determinados de acceso restringido en los núcleos urbanos más poblados y pueden variar de un municipio a otro, con lo que un transportista puede tener homologado su vehículo para una ciudad en concreto, pero no para poder acceder a otra población en la que también desarrolla su actividad.

De este modo, el sector demanda a la Federación de Municipios y Provincias que el sector sea escuchado la elaboración de los planes de calidad del aire y que se alcance una solución de consenso que homologue el régimen del acceso de los vehículos de transporte a las principales ciudades españolas, con el fin de reducir la incertidumbre en la distribución urbana de mercancías.