La crisis sanitaria ha supuesto una importante alteración de la demanda para las empresas cargadoras.

A su vez, esta situación ha provocado un desequilibrio en los volúmenes de mercancía cargada, con incrementos y caídas extremas que han repercutido en toda la cadena de suministro.

A medida que ha ido pasando el tiempo, y con la vista puesta en la recuperación económica y la regeneración del empleo, los cargadores estiman necesario poner en marcha un conjunto de medidas que tengan un alcance amplio y estén dirigidas a activar e incentivar su competitividad.

De este modo, a juicio de Aeutransmer y de Transprime – Spanish Shippers’ Council, «se podrá generar riqueza entre todos los intervinientes en el flujo logístico, al tiempo que se consigue llegar en mejores condiciones a un usuario final que ha sufrido una pérdida de poder adquisitivo».

Medidas prioritarias

Con esta finalidad, ambas instituciones proponen una serie de medidas «con carácter prioritario», como son «mantener, hasta que los índices de recuperación sean positivos, las exenciones adoptadas por las Administraciones públicas durante el estado de alarma para favorecer y agilizar el transporte de mercancías».

Esto facilitaría, al suponer la eliminación de restricciones o la extensión de la validez de la documentación de vehículos y conductores, entre otros aspectos, el trabajo de las empresas de transporte, cuya actividad es esencial, a juicio de los cargadores para el desarrollo económico.

De igual manera, para preservar el papel fundamental de los flujos de exportación e importación en la reactivación del mercado, Aeutransmer y de Transprime – Spanish Shippers’ Council estiman necesario «eliminar aquellas trabas económicas que podrían resultar extremadamente gravosas en estos momentos», como, por ejemplo, la tasa portuaria a la mercancía o reducir la tasa de ocupación.

Las dos asociaciones coinciden en que hay facilitar y hacer más eficiente el comercio electrónico, por lo que solicitan que se prolonguen las medidas sobre movilidad adoptadas por los ayuntamientos durante el estado de alarma «hasta que se haya producido una recuperación efectiva», aunque, al tiempo, piden «un criterio unificado para que todos los ayuntamientos de más de 50.000 habitantes permitan el acceso a camiones de, como mínimo, 18 toneladas, y posibiliten la distribución tanto diurna como nocturna de mercancías».

Por último, también solicitan un impulso a la digitalización de la documentación de transporte en el ámbito público y en el privado, así como el mantenimiento de los tráficos de mercancías con las islas e interinsulares.