La reparación naval impulsa el establecimiento de nuevas empresas en el puerto de Tenerife

Será necesaria una autorización expresa para las reparaciones habituales de mantenimiento.

Asocelpa, la Asociación de Consignatarios y Estibadores de Buques de Las Palmas, ha manifestado su rechazo a la modificación del Condicionado del Servicio Comercial de Reparación de Buques‘ que ha sido aprobada en el último Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de Las Palmas.

Con la nueva normativa, será necesaria una autorización expresa, con una duración máxima de 72 horas, para las reparaciones habituales que realizan las tripulaciones para el mantenimiento de las embarcaciones.

Esto supone, según la asociación, «un hachazo para la actividad» del puerto de La Luz en un momento en que las escalas están descendiendo, y podría provocar la pérdida de más de 80 naves al año. 

Denuncian también que, pese a ser «la máxima parte afectada» y haber solicitado un margen para estudiar el documento, no se les ha facilitado información al respecto antes de la aprobación.

Los consignatarios recuerdan que, según el ‘Reglamento de inspección y certificación de buques civiles’, no es necesaria una autorización para las transformaciones y reformas, en territorio español, de buques de pabellón extranjero de eslora mayor o igual a 24 metros, o de cualquier buque de recreo de pabellón extranjero.

Aseguran, además, que si el puerto de Las Palmas se convierte en el único de España con este tipo de regulación, se producirá «una fuga de pesqueros«, así como de buques de carga frigorífica, a otros puertos de la zona.