La pandemia del coronavirus ha cambiado nuestros hábitos de consumo. Sin embargo, la predilección por un envasado respetuoso con el medio ambiente sigue siendo una apuesta mayoritaria para los consumidores europeos.

Es la principal conclusión de un reciente estudio realizado por DS Smith en el que han participado 9.000 encuestados de 12 países europeos, entre los que figura España.

Así, pese a la crisis sanitaria, el 85% de los encuestados se decanta por productos que utilicen el menor envasado posible y casi un tercio (29%) declara que ha dejado de comprar determinadas marcas porque su envoltorio no es sostenible.

Entrando en más detalles, el 48% de los compradores afirma haber recibido envases no compatibles con el medio ambiente en sus compras on-line. Por su parte, el 22% confiesa que ha dejado de comprar determinados productos debido a las condiciones de su empaquetado.

Todo ello en un contexto general en el que las restricciones provocadas por la alerta sanitaria ha provocado que dos tercios de los encuestados (68%) hayan optado por el comercio electrónico, para así pasar el menor tiempo posible en tiendas físicas.

Por otro lado, la higiene es otro de los aspectos que preocupa a los consumidores. No en vano más de la mitad (57%) afirma que se lava las manos minuciosamente después de tocar artículos recibidos vía on-line. Además, el 30% se deshace del packaging con más rapidez, remarcando la necesidad de disponer de información visible y clara a la hora de desecharlos.

En este sentido, el estudio de DS Smith indica que algo más de la mitad de los consumidores (56%) está preocupado por el número de personas que tocan los productos en la tienda. Concretamente, se trata del 68% en España, el 78% en Portugal y el 65% en Reino Unido.

Finalmente, una de cada tres personas limpia o desinfecta todos los productos comprados a granel, mientras que el 12% evita productos si no están empaquetados.