El transporte marítimo de productos perecederos ha registrado un crecimiento moderado en 2017, si bien es importante destacar el aumento del uso de contenedores ‘reefer’ para ello, con el consecuente incremento de las tasas de carga.

Esta es una de las principales conclusiones de un estudio de la consultora Drewry, que establece también que este tipo de transporte ha anotado un incremento del 5% hasta los 124 millones de toneladas.

Estas cifras, a las que ha contribuido especialmente el continuo movimiento de productos como el plátano, la carne o el pescado, superan a las de la última década, con un ritmo de crecimiento del 3,6% anual.

Sin embargo, están por debajo del 8% alcanzado en el último ejercicio por el tráfico de contenedores refrigerados, lo que se explica por el continuo traslado de cargas que antes utilizaban flota ‘reefer’ a los contenedores.

El crecimiento del comercio de perecederos, unido a la escasa disponibilidad de equipos adecuados para su transporte en ciertas zonas ha impulsado el aumento de las tasas de carga.

Esto ha beneficiado a las navieras especializadas en el transporte de este tipo de unidades y todo apunta a que su crecimiento será todavía mayor, dado que se prevé que la cuota de mercado de los buques frigoríficos caiga del 20% actual al 14% en 2022, ocupando ese espacio las líneas de contenedores.

En cualquier caso, la disponibilidad del equipamiento adecuado para realizar estos envíos se ha convertido en un problema, especialmente en localizaciones clave en la que las navieras no cuentan con contenedores vacíos refrigerados. La producción de contenedores ‘reefer’ ha aumentado en 2017 y la flota continuará aumentando a medida que lo haga la demanda, pero las condiciones de la oferta seguirán siendo algo ajustadas.

El rápido crecimiento del comercio de productos perecederos, unido a la escasa disponibilidad de equipos adecuados para su transporte en ciertas regiones ha permitido un cierto fortalecimiento de las tasas de carga de los contenedores refrigerados, impulsado por los precios en el ámbito de la carga seca.

La falta de inversiones ha llevado a una situación preocupante en zonas como Europa o Brasil, con pocos pedidos registrados en 2017, pese a que esto ha supuesto mayores niveles de utilización.

Esta dinámica favorecerá el incremento de los precios de las unidades ‘reefer’ en los próximos años. Además, desde la consultora Drewry aseguran que las tasas de carga de los contenedores refrigerados han crecido un 3% en los seis trimestres anteriores al segundo de 2018, y las de los contenedores de carga seca han caído un 14%, lo que demuestra que las navieras que han decidido invertir en el segmento se han visto beneficiadas.

Contenedores Reefer frente a contenedores para carga seca Drewry 2018

Mientras tanto, los fletes por un tiempo determinado para los buques frigoríficos se han recuperado en 2017, aunque se mantienen bajo presión y continuarán así en los próximos meses.

Los buques frigoríficos perderán más cuota de mercado

Los especialistas sostienen que el crecimiento del transporte ‘reefer’ de productos perecederos por vía marítima se moderará en los próximos cinco años, acercándose al 3% anual, debido en parte a una anticipación en los flujos de plátanos y frutas exóticas en 2018, tras las inclemencias del tiempo sufridas a finales de 2017, así como a la posible guerra comercial entre Estados Unidos y China, que afectará principalmente al comercio transpacífico.

En 2016, los datos de la consultora reflejan que la carga refrigerada se ha transportado en un 79% en contenedores especiales y en un 21% en buques frigoríficos. Sin embargo, las previsiones para 2021 apuntan a una diferencia del 85% respecto al 15%.

En cualquier caso, y sea cual sea la tendencia futura con mayor peso en el mercado de perecederos, está claro que el transporte marítimo de este tipo de productos sigue manteniéndose fuerte pese a las adversidades económicas, comerciales e incluso climáticas.

Esta es la manera que eligen muchos productores para el transporte no solamente de frutas y verduras, sino también de medicamentos, flores frescas o confitería, sectores que han movido unos 3,3 millones de toneladas por mar en 2016.

Nuevos buques portacontendores con capacidades ‘reefer’

Para 2021, se espera que la carga refrigerada enviada de este modo supere los 134 millones de toneladas, registrado un crecimiento medio del 2,8% anual. Aunque en el futuro, el crecimiento será menor que el alcanzado durante la última década, tendrá un efecto muy significativo en las líneas de contenedores que ofrecen esta clase de servicios.

El sector del transporte marítimo de productos perecederos sigue manteniéndose fuerte pese a las adversidades económicas, comerciales y climáticas.

Las navieras están a la espera de recibir buques con estas capacidades, lo que se traducirá en una mayor cantidad de toneladas transportadas, mientras que el nivel de utilización se mantendrá prácticamente estable, debido al aumento de los volúmenes y de la cuota de mercado de las líneas de contenedores frente a los buques ‘reefer’.

Por otra parte, al reducirse la flota especializada, disminuirán los volúmenes movilizados y su cuota de mercado, pese a que aún supone el 5% de la capacidad refrigerada global y transporta, como se ha destacado, el 21% de las cargas perecederas que viajan por mar.

cuadro-final-noticias-para-enlace-al-especial