Las restricciones por el Covid-19 han provocado una evolución en el comportamiento del consumidor, dando lugar al nacimiento del comprador mixto, que divide su tiempo entre las tiendas físicas, el e-commerce y el servicio de recogida en tienda.

Así se recoge en un estudio de DS Smith, que indica que en un mes, los españoles compran en tienda física seis veces, utilizan otras tres las tiendas ‘on-line’ y se decantan por el sistema ‘Click & Collect‘ dos veces.

Sin embargo, aunque los hábitos de compra de los españoles están cambiando, solo un tercio elige las compras ‘on-line’ como su método de compra favorito y un 62% describe el sistema ‘Click & Collect’ como lo peor de ambos mundos. Además, el 48% prefiere las compras en tienda física.

Así, con las restricciones de movilidad y aforo más relajadas, el 52% prevé volver a comprar en tiendas, pues la mitad de los consumidores extraña ese tipo de experiencias. No obstante, el 41% también intenta evitar las tiendas en las que haya mucha gente y el 73% no está dispuesto a esperar más de 10 minutos de cola.

En cuanto a los inconvenientes de la recogida en tienda, destacan el desplazamiento, la espera y las dudas sobre la calidad, mientras que en el e-commerce, los puntos negativos tienen que ver con los gastos de envío, la incertidumbre sobre el día u hora de recepción del pedido y los malos embalajes, que pueden suponer daños en el artículo.

Nuevas soluciones de embalaje

A medida que se avanza hacia un modelo mixto de compras, los minoristas deben asegurarse de que, independientemente de cómo se compre, se obtenga la misma experiencia.

DS Smith ha diseñado varios conceptos para futuras soluciones de packaging que podrían ayudar a impulsar las ofertas combinadas, como etiquetas inteligentes o códigos QR que puedan escanearse con la cámara del móvil, permitiendo a los clientes pagar sin necesidad de hacer colas.

Otra de las innovaciones pasa por la instalación de pantallas interactivas en los escaparates de las tiendas, para comprar directamente artículos sin tener que entrar, incluso cuando ya ha cerrado.

Igualmente, para mejorar la experiencia en tienda se pueden utilizar embalajes con códigos QR que enlacen con la web de la marca, con vídeos de personas influyentes u ofertas especiales.

Además, para mejorar la experiencia del ‘Click & Collect’ mediante el packaging, los consumidores que acudan a recoger sus pedidos contarán con un código que deberán escanear en el punto de recogida para poder retirar su caja de forma autónoma, lo que reducirá los tiempos de espera y hará que la entrega sea más eficiente.