Renfe Mercancías ha obtenido unos ingresos de 111,33 millones de euros en el primer semestre de 2016, lo que supone un descenso del 11,6% con respecto al mismo periodo de 2015.

El operador ha obtenido unas pérdidas de 20,9 millones de euros en estos seis primeros meses, similares a las cosechadas en el ejercicio anterior tras un ligero retroceso del 1,7% en esta partida.

Lastrada por un descenso aún más pronunciado en su mercancía manipulada, que sigue reduciéndose en el presente ejercicio hasta una caída interanual del 30% en junio, la división logística del operador ferroviario público continúa siendo el negocio menos productivo de la compañía.

Frente a los resultados cosechados por Mercancías, la filial de viajeros ha obtenido 15,1 millones de euros de beneficio hasta junio, frente a las pérdidas de 29,3 millones del primer semestre de 2015. Por su parte, el aumento del 4,1% en los ingresos en la división de talleres, hasta los 345,5 millones de euros, propicia que estos tripliquen a los del negocio de Mercancías.

En el conjunto de sus divisiones, el grupo ha visto incrementados sus ingresos un 5,4% en los seis primeros meses del año, hasta los 1.574 millones de euros, mientras que el ebitda se ha disparado un 67% hasta los 210,54 millones de euros. Renfe ha obtenido una pérdida neta de 2,19 millones de euros en este periodo, lo que supone recortar un 96,4% los ‘números rojos’ contabilizados en el primer semestre de 2015.