La fusión de los puertos belgas de Amberes y Zeebrugge, anunciada formalmente este pasado viernes, supone la creación de un nuevo superpuerto en el noroeste de Europa. Esto supondrá un impulso significativo a la posición conjunta de ambos puertos en la cadena de suministro global.

Las conversaciones entre las autoridades municipales de Amberes y Brujas comenzaron en 2018 y la unificación pondrá al nuevo superpuerto en la órbita del puerto de Rotterdam, el mayor hub de contenedores de Europa.

En 2020, por los dos puertos belgas pasaron un total de 13,8 millones de TEUs, de los que 12 millones correspondieron a Amberes y 1,8 a Zeebrugge. Aunque no se han publicado oficialmente las cifras de Rotterdam correspondientes a 2020, que en 2019 fueron de 14,8 millones de TEUs en 2019, queda por confirmar una posible disminución de en torno al millón de TEUs en 2020, lo que representaría una disminución del 6,7%.

Sin embargo, la fusión es más que una historia de toneladas y volúmenes. La ambición es convertirse en el primer puerto mundial en conciliar economía, personas y clima. El proyecto de fusión, que llevará aproximadamente un año, tiene como objetivo crear valor agregado para los clientes y las partes interesadas.

La fusión es más que una historia de toneladas y TEUs.  En un comunicado en el que se ha dado a conocer el acuerdo, se indica que “la ambición es convertirse en el primer puerto del mundo en conciliar la economía, las personas y el clima”.

El proyecto de unificación se basa en la creación de valor añadido para el medio ambiente en Amberes y Zeebrugge para los clientes y para las partes interesadas, pero también para el resto de la Región de Flandes.

Tres prioridades estratégicas

Ambos puertos han definido tres prioridades estratégicas, como son un crecimiento sostenible, resiliencia y liderazgo en la transición energética y digital.

Annick De Ridder, regidora del puerto y copresidente de la Autoridad Portuaria de Amberes, ha apuntado: “Estamos orgullosos de este acuerdo histórico, que sella una unificación largamente esperada que nos llevará a convertirnos en el puerto global de Europa, lo que supondrá fortalecer nuestra posición como el puerto de contenedores más importante en toneladas, un puerto sólido en los tráficos ro-ro y uno de los puertos de carga a granel más grandes de Europa«.

En opinión de Dirk De fauw, alcalde de Brujas y presidente de la Autoridad Portuaria de Zeebrugge, Zeebrugge es el centro de automoción más grande del mundo, un puerto líder en tráficos ro-ro líder y un centro experimentado de gas natural de última generación. Al combinar nuestras fortalezas con las cualidades de Amberes, podremos hacer más y mejor».

Según los términos de fusión, De Ridder será la presidenta del Puerto de Amberes-Brujas, con De fauw como vicepresidente. De los puestos restantes del Consejo, dos serán para la ciudad de Brujas, cinco para la ciudad de Amberes con otros cuatro miembros independientes.