Crucero Oasis of the Sea en el puerto de Malaga

Se prevé un nuevo máximo histórico en 2019, superando los 10,1 millones alcanzados en 2018.

Durante los siete primeros meses de 2019, han llegado a los puertos españoles 5.658.513 cruceristas, lo que supone un incremento del 5,3% respecto al año anterior. De estos visitantes, que se han desplazado en un total de 2.227 buques, un 66% han elegido los puertos del Mediterráneo. 

Barcelona, con 1,6 millones de cruceristas desde enero, se sitúa a la cabeza del sector a nivel europeo, y junto con las Islas Baleares, ha logrado captar el 82% del tráfico crucerístico en las costas mediterráneas españolas. Además, el tráfico hacia las Islas Canarias ha repuntado un 10%, con 1,4 millones de pasajeros, y en el Atlántico, el puerto de La Coruña ha crecido un 12,4% y el de Cádiz, un 13%.

Esto hace prever un nuevo máximo histórico en 2019, cuando previsiblemente se superarán los 10,1 millones alcanzados en 2018. Todos estos datos han sido presentados por el propio presidente de Puertos del Estado, Salvador de la Encina, que estará presente en la feria Seatrade Europe, en Hamburgo, entre el 11 y el 13 de septiembre.

En su exposición, ha explicado que los pasajeros que han elegido algún enclave español como puerto base ascienden a tres millones, lo cual convierte a España en el segundo país de Europa en este ámbito, solamente por detrás de Italia. La contribución directa del sector cruceros a la economía española ha llegado a los 1.481 millones de euros en 2017, un 12% más que en 2015.

A la vista de esta situación, Puertos del Estado invertirá cerca de 286 millones de euros en infraestructuras e instalaciones dedicadas a pasajeros en el período 2019-2022, de los cuales más de 219 serán propiamente para cruceros, como el muelle Adosado en el puerto de Barcelona, al que se destinarán 54 millones, o el contradique sur del puerto de Tarragona, con un coste de 25 millones.