Los delegados de transporte de mercancías por carretera de la provincia de Barcelona de CCOO y UGT han realizado una movilización previa a las dos jornadas de huelga convocada para mañana 23 y el viernes 24 en defensa de la negociación colectiva, en defensa del convenio frente una patronal “absolutamente inmovilista y cerrada a la negociación”, según denuncia el sindicato CCOO.

En su opinión, la movilización de hoy ha sido una demostración de la posición firme de los delegados. Una movilización que ha consistido en el encuentro en la Zona Franca de dos columnas que han partido de puntos distintos.

Duro comunicado de UNO

Precisamente hoy, la Organización Empresarial de Logística y Transporte UNO ha hecho un duro comunicado contra la segunda huelga en el sector transporte que se va a producir en Barcelona en pocas horas y, especialmente, contra el sindicato CCOO, al que acusan de no querer negociar y solo llevar al sector hacia una situación de conflictividad.

UNO reprocha sin ambages a CCOO el negarle legitimidad para negociar, a pesar de los casi 10.000 trabajadores que las empresas de UNO agrupan en la provincia de Barcelona. De UGT la patronal considera que simplemente no da respuesta a sus peticiones. Esta actitud lleve a la patronal a asegurar que ambos sindicatos, pero particularmente CCOO, no quieren negociar ni alcanzar acuerdosmanteniendo inamovibles sus posiciones y pretendiendo que sea el otro el que renuncie a todo”.

Además, UNO considera que los sindicatos han hecho de la ultraactividad un “caballo de batalla” irrenunciable y con esta bandera “confunden a los trabajadores de las empresas para decirles que el día 8 de julio de este año perderán todos sus derechos y conquistas sociales”. Pero en opinión de la patronal “la realidad del mercado y de la economía es otra” y pasa por exigir «sacrificios a todos para poder mantener las empresas en funcionamiento conservando el empleo”.

UNO insiste en su disposición a seguir negociando y continuar manteniendo las condiciones actuales de los convenios. Por tanto, concluye la patronal que “no puede existir un miedo al día después del 8 de julio. Nada va a suceder”, asegura.