Rolls Royce barco autonomo

Uno de los bocetos del buque autónomo de Rolls Royce

El fabricante Rolls Royce, mediante una comparecencia de su vicepresidente de innovación, actualiza el estado del proyecto en el que participa con varias organizaciones internacionales para desarrollar un buque autónomo.

La fecha de lanzamiento de este buque sería ahora 2020, lo que supone adelantarla un año con respecto a las últimas informaciones. La última etapa de este desarrollo consistiría en las pruebas del buque en varios países piloto, que deberán dar su consentimiento antes de disponer de normativa internacional.

La tecnología suscita un gran interés de las navieras, puesto que ven una gran oportunidad para reducir costes, llegando a reducciones de hasta el 20%, y disparar los beneficios.

Sin embargo, el sindicato internacional marítimo Nautilus no comparte esa visión. Para el sindicato, la rápida evolución de esta tecnología supone un riesgo para la seguridad del tráfico marítimo y considera que las implicaciones legales no han sido analizadas.

A estos impactos se les une el nuevo reto que esta tecnología supondrá para las compañías de seguros, puesto que los riesgos serán muy diferentes, así como para las empresas de seguridad que actualmente se encargan de proteger los buques de la piratería.

El empleo en el sector marítimo, en riesgo

La visión del sindicato encuentra respaldo en un informe del Banco de Inglaterra, que en 2015 cifraba en 15 millones los puestos de trabajo que se perderían solo en las islas por lo que ellos denominan la ‘Tercera Revolución Industrial’.

La automatización de muchos procesos que hasta ahora requieren presencia humana supondrá la desaparición de numerosos puestos de trabajo, y en el sector marítimo parece que los empleos más afectados serán los de tripulación y seguridad.

El sindicato considera que la industria sufrirá en materia de empleo de forma global, es decir, que los trabajos que se pierdan serán mucho más numerosos que los generados.

Rolls-Royce defiende que los buques autónomos serán más seguros y que generarán empleo en tierra. Además, está inmersa en varios proyectos en Inglaterra y Singapur relacionados con automatismos, que aseguran generarán empleo en el ámbito de la ciberseguridad.