El transporte quiere soluciones de largo recorrido antes de que termine la moratoria en septiembre.

El transporte quiere soluciones de largo recorrido antes de que termine la moratoria en septiembre.

Los transportistas autónomos de Madrid temen que, aunque haya cambiado el signo político al frente del Ayuntamiento de Madrid, la invisibilidad que tienen de cara al consistorio de la capital permanezca incólume.

Por ese motivo, la Asociación de Transportistas Autónomos, ATA, pide que de cara a la agenda de reuniones de Madrid Central prevista para septiembre también se mantengan «reuniones con el sector del transporte afectado por la medida, antes de que finalice la moratoria de tres meses establecida por el nuevo gobierno que salió de las urnas en pasado mes de mayo».

La asociación estima que «las medidas deben aplicarse desde el consenso y el acuerdo, jamás desde la imposición y la ruptura, ya que esto supone transformar la ciudad, tal y como hoy la conocemos en un modelo del que no tenemos referencias sobre las que comparar».

Entienden así mismo que «el diálogo sobre Madrid Central supone una oportunidad de mejorar muchos aspectos a los que el transporte, como parte de esa ciudad, no puede oponerse, pero destacamos, una vez más, que el extremismo en la toma de decisiones, termina perjudicando a todos, ya que transforma una ciudad que hoy es viva y dinámica, en el resultado de un experimento».

Po este motivo, ATA llama a «buscar soluciones racionales que permitan encajar una movilidad sostenible desde el punto de vista medioambiental laboral y social, por lo que instamos al Ayuntamiento a iniciar, antes de septiembre, el diálogo sobre Madrid Central y las reuniones para clarificar el futuro de uno de los principales problemas que ahora se encuentran en la agenda municipal».