Los transportistas madrileños, a través del Comité Madrileño de Transporte por Carretera (CMTC), muestran su indignación y preocupación ante la nueva Ordenanza de Movilidad (OM), porque han sido completamente ignorados, desconociendo la problemática de su actividad.

Según denuncian, representantes municipales prometieron la desaparición de Madrid Central (MC) cuando llegasen al Gobierno y, por el contrario, «como si de un juego de trileros se tratara, en la nueva OM, Madrid Central pasa a denominarse Zona de Bajas Emisiones de Especial Protección Distrito Centro y, además, amplía su ámbito de actuación a casi la totalidad de la ciudad«, exponen.

El colectivo asegura que «el Comité Nacional de Transporte planteó los problemas que padecía el sector del transporte con la entrada en vigor de MC y las posibles soluciones sin perder nunca de vista la prioridad de mejora de la salud pública y la calidad medio ambiental«.

Desde el sector del transporte se propusieron una serie de medidas que, desvelan, en ningún caso se contempla en la nueva ordenanza y «ello conlleva, para un futuro no muy lejano, año 2023, numerosos perjuicios para el transporte, para la economía, y para la sociedad en general«, entienden.

Entre los perjuicios, destacan «desabastecimiento, retrasos y limitaciones en servicios esenciales como mudanzas o la retirada de residuos y contenedores, caos y desatención en el transporte público de viajeros, y desempleo«, detallan.

El Comité Madrileño de Transporte por Carretera (CMTC) se siente en la obligación de poner en conocimiento de la ciudadanía «este despropósito que provocará la nueva normativa , teniendo en cuenta que el sector del transporte defiende la implantación de medidas y el uso de nuevas tecnologías en defensa del medio ambiente y salud pública«, apostilla.

Por ello, pide al gobierno municipal una adecuación de la norma en beneficio de los ciudadanos madrileños.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px