El transporte quiere soluciones de largo recorrido antes de que termine la moratoria en septiembre.

La corporación municipal se ha comprometido a mantener contacto con el sector antes de tomar ninguna decisión que pueda afectarle.

Madrid Central sigue siendo objeto de debate entre los transportistas y los responsables políticos del Ayuntamiento de Madrid, que recientemente se han reunido con el Comité Madrileño de Transporte para analizar la situación y las posibles medidas a implementar.

Desde la corporación municipal, han asumido el compromiso de mantener «un estrecho contacto» con el sector antes de tomar ninguna decisión que pueda afectar a este colectivo, una posición que a juicio de la Asociación de Transportistas Autónomos, ofrece «una perspectiva diferente» respecto a la situación que venían viviendo.

Aprovechando esta buena disposición, desde el Comité ya han trasladado al consistorio algunas de las principales peticiones que habían realizado meses atrás ante el anterior equipo, como la ampliación del calendario establecido para la renovación de la flota de transporte profesional, de modo que puedan adaptar sus estructuras empresariales con tiempo a la nueva normativa.

Asimismo, han reclamado que se amplíen las zonas y horarios establecidos para la carga y descarga, para poder seguir abasteciendo «en condiciones» a todos los ciudadanos residentes y las empresas ubicadas en el entorno de Madrid Central.