A partir del próximo 1 de abril de 2016, Bélgica cobrará en las tres regiones que conforman el país una tasa por el uso de sus carreteras a los camiones tanto nacionales como extranjeros de más de 3,5 tn. Lo hará mediante la sustitución de la euroviñeta por un sistema de telepeaje, similar al que ya está activo en Francia, Austria o Alemania.

En este contexto, Andamur, empresa prestadora de servicios integrales para el transportista, se encuentra en fase de negociación con potenciales proveedores de este país, con el fin de actualizar su línea de soluciones a nivel global y ofrecer el servicio de telepeaje en las nuevas vías de pago belgas.

De hecho, Andamur tramita desde hace un par de años los servicios de telepeaje tanto en el único tramo de peaje que hasta ahora existe en Bélgica, el que recorre el túnel Liefenshoek, como en España, Portugal y Francia.

Nuevo sistema belga

Al contrario de lo ocurre con el dispositivo para los peajes de Alemania, Toll Collect, el OBU (On-Board Unit) para los peajes belgas se puede instalar fácilmente sin necesidad de pasar por el taller. 

Este dispositivo funciona mediante navegación satélite, que registra la circulación del vehículo por la red carreteras belgas, y reúne todos los requisitos exigidos por el Servicio Europeo de Telepeaje (SET).

El importe del peaje rondará entre los 12 y 20 céntimos por kilómetro, en función del tonelaje del vehículo y de su categoría medioambiental. Así, su coste total se calculará según el tipo de carretera, los kilómetros recorridos, el peso del camión y la categoría medioambiental del vehículo.

El importe recaudado a través de esta tasa se invertirá en proyectos de mejora de la infraestructura de las carreteras belgas, lo que se espera que contribuya a una mejora sustancial en el flujo del transporte en el país.