UPS apuesta por la sostenibilidad y la mejora del medioambiente. Así la compañía ha anunciado que ha incrementado el número de vehículos de su flota con la compra de 700 unidades propulsadas por gas natural licuado.

Dentro de este plan tiene previsto además construir cuatro estaciones de servicio a finales de 2014 con una inversión inicial de 18 millones de dólares. Una vez completada la entrega, la flota privada de GNL será una de los más amplías de los EE.UU.

El gas natural licuado se convertirá en el combustible alternativo para UPS durante la próxima década, no solo por los beneficios medioambientales, un 25% menos de emisiones de CO2, sino porque los precios son más bajos,en torno a un 30 ó 40% menos que el diesel.  

La flota de UPS está compuesta por 2.600 vehículos que utilizan combustibles alternativos y están dotados con la tecnología más avanzada. Asimismo incluye una gama de vehículos de bajas emisiones, incluidos los eléctricos, los híbridos eléctricos, híbridos hidráulicos, propano, gas natural comprimido y el biometano.