Interior de la nave de seco de Lucuslog en Begonte.

Interior de la nave de seco de Lucuslog en Begonte.

Algunas empresas de tamaño mediano son capaces de ofrecer lecciones que indican que en la gestión de la cadena de suministro no está todo inventado y que, a partir de un trabajo exigente y dedicado, limando defectos y apurando el servicio, se pueden ofrecer servicios logísticos de alto valor añadido con lo básico.

Uno de estos ejemplos es Lucuslog, una iniciativa de cinco socios entre los que se encuentran dos pesos pesados del sector logístico español como son José Carlos Varela y José de la Calle, que nació a principios de 2015 para aprovechar unas instalaciones de 10.600 m² construidas en el municipio lucense de Begonte y que se ha convertido en poco tiempo en una referencia en la zona para la logística tanto para productos refrigerados como para mercancía seca.

Lucuslog, centrada sobre todo en servicios logísticos de materias primas y productos terminados para palet completo, aunque también hace servicios esporádicos de preparación de pedidos, mueve 24.000 palets mensuales de entrada y salida y cuenta con media docena de clientes, entre los que se encuentran Capsa, Ingapan, Celta y otras empresas lácteas de la región.

En las instalaciones construidas en su día por Gazeley y que hoy día están alquiladas a Logicor, Lucuslog cuenta con una capacidad de 2.000 palets para producto congelado y de otros 10.000 para otras mercancías, después de haber acometido una importante inversión en la adquisición y renovación de estanterías hasta diez metros de altura, salvo en congelado.

Con especial atención al detalle y centrada en una gestión logística básica y altamente especializada, desde el operador apuntan perspectivas de crecimiento a medio plazo. Para ello podría apoyarse en el conocimiento de sus socios y sus relaciones con otras empresas del sector para desarrollar algún nuevo proyecto conjunto en Galicia de cara al futuro.