Tras recibir la aprobación por parte de las autoridades de competencia y el Parlamento Flamenco a principios de 2022, los Ayuntamientos de Amberes y Brujas han dado luz verde este lunes a la fusión de los puertos belgas de Amberes y Zeebrugge.

Poco más de un año después de que ambas instalaciones dieran a conocer sus intenciones, parecen haber quedado atrás todos los obstáculos potenciales para el establecimiento de esta nueva sociedad portuaria, que recibirá el nombre de Puerto de Amberes-Brujas.

El personal portuario cuenta con la garantía de que mantendrá su puesto de trabajo con el mismo salario, si bien está prevista la creación de una plataforma para posibles consultas que permita solucionar con rapidez cualquier consecuencia negativa que pudiera tener la decisión.

Se trata de dos puertos complementarios, pues mientras Zeebrugge es especialmente conocido por el tráfico de automóviles, el tráfico de contenedores es el más importante para Amberes.

En este sentido, una vez completada la fusión, se espera que la instalación se convierta en el puerto de contenedores más grande de Europa, con un movimiento anual de 157 millones de toneladas, que superaría según los cálculos realizados a Rotterdam, con 153.

Se situaría también en 13º lugar a nivel mundial en este tráfico, con 13,8 millones de TEUs movilizados. Además, gracias a esta decisión, Zeebrugge ahora podrá aprovechar mejor sus puntos fuertes, lo que acelerará su transición ecológica. 

A partir de 2023, la ciudad de Brujas, al igual que la de Amberes, podrán empezar a recibir dividendos, que alcanzarán una cantidad superior a los 6,1 millones de euros.

 

CdS-Banner-suscripcion-OJD-750x110