El primer operador marítimo de contenedores del mundo, Maersk Line, ha obtenido unas pérdidas de 116 millones de dólares (105 millones de euros) en el tercer trimestre de 2016, una caída que contrasta con los 249 millones de dólares (225 millones de euros) que ganó en el mismo periodo de 2015.

La naviera danesa ha transportado un total 2.698.000 contenedores de 40 pies en el tercer trimestre de 2016, un 11,15% más que la mercancía transportada entre julio y septiembre de 2015. Además, su capacidad ha aumentado un 3,8% hasta los 3.140.000 TEUs con la incorporación a su flota de siete buques, cuatro de ellos propios y tres arrendados.

Sin embargo, sus ingresos han descendido entre ambos periodos un 11% hasta los 5.359 millones de dólares (4.837 millones de euros) cosechados en el tercer trimestre de 2016, lo que da buena cuenta del difícil momento que experimenta el sector del transporte marítimo.

Los fletes siguen a la baja

Según indican desde la naviera, los fletes han disminuido en todas las rutas comerciales que cubren, con una tarifa media de 1.811 dólares (1.684 euros) por contenedor de 40 pies, tras un descenso del 16,3% con respecto a los fletes del tercer trimestre de 2015.

Esta situación ha propiciado el resultado económico negativo, pese a que la naviera ha logrado reducir en un 13,8% el coste operativo hasta los 1.991 dólares (1.797 euros) por contenedor de 40 pies transportado.

Hasta septiembre de 2016, Maersk Line ha transportado 7.714.000 contenedores de 40 pies, 15.394 millones de dólares (13.897 millones de euros).

La naviera lastra unas pérdidas de 230 millones de dólares (207 millones de euros) en el presente ejercicio, frente al beneficio de 1.485 millones de dólares (1.340 millones de euros) que obtuvo en los nueve primeros meses de 2015.