El buque Reyes B. llegando a la Dársena del Batán en el Puerto de Sevilla

El secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos, ha explicado este lunes que su departamento tiene «dudas» sobre la vigencia de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) del año 2003 del dragado en profundidad del Guadalquivir que promueve la Autoridad Portuaria de Sevilla y, por tanto, la ha enviado a sus servicios jurídicos para su estudio.

Ramos ha incidido en que «el Gobierno ni respalda, ni no respalda el dragado del Guadalquivir sino que está pendiente de la evaluación ambiental«. En concreto, el secretario de Estado, ha asegurado que «tiene una DIA del año 2003 sobre cuya vigencia hay dudas», y por ello «se ha pedido un informe a los servicios jurídicos del Estado para saber si está vigente esta declaración de impacto ambiental«.

Así, ha remarcado que están pendientes en el ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de recibir un proyecto definitivo «con las condiciones que en su día se le impusieron al puerto de Sevilla para hacer el análisis«. En consecuencia, ha remarcado que el Ministerio «no se está manifestando ni a favor ni en contra, sino que cualquier actuación tendrá un primer objetivo que es la conservación de Doñana«, según ha subrayado.