Mercadona sigue dándole vueltas a su principal asignatura pendiente, como es la venta a través del canal on-line, aunque, según parece, ya sabe bien cómo hincarle el diente. Solo es cuestión de tiempo que los planes acaben fraguando y que el retailer valenciano traslade su modelo de éxito a la web.

En este sentido, Juan Roig ha anunciado, durante la presentación de resultados de Mercadona en 2017 que ha tenido lugar esta misma semana, que el desarrollo del proyecto de Mercadona on-line arrancará su fase de pruebas de laboratorio en algunos distritos de la ciudad de Valencia para el segundo semestre de 2018, para, en palabras de Juan Roig, «probar y aprender», así como analizar la vía para hacer rentable este canal con un surtido eficaz.

El lanzamiento al mundo de la venta on-line implicará, por un lado, tanto la construcción de una nueva web como de una nueva aplicación móvil.

Almacenes específicos para el on-line

De igual modo, Mercadona también tiene reservado un almacén propio en Paterna al que denomina «colmena» específicamente preparado para el reparto urbano de mercancías en Valencia con vehículos específicos de tres temperaturas especialmente diseñados para la empresa levantina.

La idea es separar la cadena de suministro del canal on-line, de tal modo que el abastecimiento de los pedidos de comercio electrónico se realice desde diferentes «colmenas» que llegarán a las principales ciudades españolas antes de 2020, ya que, a juicio del máximo directivo de Mercadona, si se sirven los pedidos on-line desde las tiendas, la empresa perdería dinero «a paladas».

bloques-logisticos-mercadona

Portugal, objetivo inmediato

Además del proyecto de lanzamiento del canal de venta on-line, Mercadona también está centrada en dar sus primeros pasos en el mercado portugués, en lo que supone su primera salida al exterior.

Por lo que respecta a este proyecto, la valenciana ha anunciado la construcción de un nuevo bloque logístico en la localidad de Póvoa de Varzim, muy cerca de Oporto y que se abrirá conjuntamente con los cuatro supermercados que Mercadona tiene previsto inaugurar en Grande Porto durante 2019, alguno de los cuales ya ha iniciado sus obras.

En 2017, Mercadona ha facturado un total de 22.915 millones de euros, un 6% más que en 2016. Para este año, la compañía tiene previsto realizar nuevas inversiones por valor de 1.500 millones de euros que, en el ámbito de gestión logística implicarán la construcción de los bloques logísticos de Vitoria y de la localidad barcelonesa de Abrera.

También está previsto un nuevo almacén para e-commerce en Valencia y del centro de proceso de datos en el municipio leonés de Villadangos del Páramo, así como el inicio de las obras en el Bloque Logístico de Parc Sagunt.

El resto de la inversión en infraestructura logística se destinará a la construcción del bloque logístico de Póvoa de Varzim y el desarrollo del proyecto de transformación digital con SAP, junto con el inicio del proyecto on-line, que se llevará 20 millones de euros para poner en marcha la nueva web.