Almacen de Michelin en Araya

El objetivo del fabricante es potenciar la orientación hacia los clientes y contar con equipos más eficientes.

El Grupo Michelin prepara una reorganización mundial, que conllevará la supresión de 2.000 puestos de trabajo hasta 2021, de los que 1.500 corresponderán a las instalaciones con las que cuentan en Francia. El plan consistirá en no contratar nuevos empleados para sustituir a los trabajadores que se jubilen en estos años, por lo que no se forzará la salida de ningún empleado.

En total, el fabricante dispone de 10 divisiones regionales, con ocho direcciones especializadas, entre las que se encuentran desde los departamentos de I+D o Compras hasta los de Industria o Cadena de Suministro. Además, existen 14 líneas de negocio que permiten definir los objetivos comerciales.

El objetivo es potenciar la orientación hacia los clientes y contar con equipos más eficientes. Así, según los cálculos, la nueva estructura permitirá reducir de siete a cuatro el número de estamentos jerárquicos entre el director de una fábrica y el director general, o de 500 a 250 los informes que se reciben al mes.

Como primera consecuencia, cerca de 450 puestos serán suprimidos en Estados Unidos, un país que aporta un cuarto de los ingresos del fabricante. Por su parte, en Francia solamente está previsto reemplazar a 3.500 de los 5.000 empleados que se jubilarán en este periodo. Esto supone, 1.500 puestos menos, 970 de ellos en la sede central de Clermont-Ferrand.

Los empleos de las fábricas no se verán afectados

El cambio afectará principalmente a posiciones de directivos, técnicos y supervisores, mientras que los empleos de las fábricas no se verán afectados, ni tampoco las filiales. En este sentido, están preparando una oferta a sus trabajadores para que se acojan a un plan de jubilación anticipada, teniendo en cuenta que en Francia, más de la mitad de los empleados superan los 46 años.

En 2016, el fabricante ha registrado un crecimiento del 13% en sus márgenes operativos, con un beneficio neto de 1,7 millones de euros, pero con los nuevos cambios, el trabajo será más ágil y podrán ahorrarse hasta 1.200 millones de euros en costes operativos hasta 2020.

Desde las organizaciones sindicales han insistido en que la decisión es injustificada, ya que la cartera de pedidos sigue creciendo. Por ello, se ha programado un Comité Central de Empresa para el día 6 de julio.