Finalmente, el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales, dependiente del Ministerio de Hacienda, ha desestimado el recurso contra las ayudas para las líneas marítimas de interés público entre Melilla y Málaga y Almería, dejando fuera de la subvención la línea entre el puerto de Motril y el de la Ciudad Autónoma, según ha informado ‘Granada hoy’.

Esto se ha producido el lunes 2 de febrero, después de que ese mismo Tribunal acordara el 13 de enero suspender el concurso de ayudas a estas dos líneas, que asciende a 25 millones de euros, y por el que están luchando tanto los agentes sociales y políticos de la ciudad andaluza como la naviera Armas, encargada de operar la ruta Motril-Melilla.

El tribunal ha acordado no admitir el recurso interpuesto por considerar que hay una «falta de representación» de determinadas personas que lo suscruben, así como por una ausencia de «legitimidad» de los recurrentes. La resolución apunta que «las líneas maestras argumentadas se refieren a cuestiones ajenas al ámbito de competencia de este tribunal».

Además, el organismo administrativo juzga que la afirmación del perjuicio como consecuencia de la adjudicación del contrato «no pasa a ser un puro ejercicio especulativo», sin que se pueda «justificar y concretar la relación de casualidad entre dicha adjudicación y la producción de un efecto perjudicial», a diferencia de lo que piensan Autoridad Portuaria, el Ayuntamiento de Motril o empresarios granadinos.

Por su parte, la Plataforma en defensa de la línea Motril-Melilla ya han asegurado que tiene previsto interponer recurso contencioso administrativo, para lo que tienen un plazo de dos meses. En este caso, serán los jueces los que decidan, y no un órgano administrativo.

Además, esta decisión que ha dado lugar a la autorización a la Dirección General de la Marina Mercante para seguir adelante con la licitación de la gestión de los servicios de las líneas Melilla-Málaga y Melilla-Almería.