En la planta de Nissan en Avila se fabrican el Cabstar y el NT-500

En la planta de Nissan en Avila se fabrican el Cabstar NT-400 y el NT-500

El consejero director general y vicepresidente de las Operaciones Industriales de Nissan en España, Frank Torres, ha presentado este fin de semana, el plan de competitividad con el que se busca reforzar la posición de la planta de Ávila, en la que se fabrican los vehículos comerciales del fabricante nipón.

Se busca con este plan, posicionar a la fabrica de cara a las adjudicaciones de nuevos modelos que llegarán a partir de 2016. Entre las medidas planteadas, se fija una reducción del 25% de los costes de fabricación e incrementar la flexibilidad el 20%, «para poder responder a los cambios del mercado tanto al alza como a la baja«.

Aunque en principio no afectará a los salarios, no se ha indicado si se reducirá la plantilla, de 500 empleados .»En un principio, no está en nuestra en nuestro paquete de ideas la rebaja salarial«, señaló Torres, aunque recordó que en otras plantas de Nissan los nuevos trabajadores entran con sueldos más bajos y toda la plantilla ha aumentado la jornada laboral sin incrementar sus nóminas. En cualquier caso, las medidas concretas para la planta de Ávila se empezarán a negociar a partir de este lunes con los representantes sindicales.

Torres advirtió de que la planta de Ávila tiene competencia porque «Nissan puede decidir en cualquier momento dónde producir sus camiones». El NT500, el camión ligero que ha reemplazado al antiguo Atleon, comenzó a fabricarse en la planta a principios de este año, uniéndose a la producción del NT400, anteriormente Cabstar.

Dado que los modelos suelen tener una vida media de diez años, el vicepresidente de Operaciones Industriales cree que si se llevan a cabo las medidas del plan de competitividad planteado, la fábrica abulense estará «en una posición óptima para poder optar a nuevos modelos».

«Hoy en día el futuro de la planta de Ávila sigue estando en nuestras manos«, añadió, recordando el acuerdo alcanzado en 2010 con los sindicatos para ganar flexibilidad, por lo que, en opinión de Torres, «se ha demostrado que las decisiones y los acuerdos que se tomaron eran necesarios«.

El 2013 se produjeron 9.000 vehículos y para el año en curso se esperar llegar a las 13.000 unidades. Supone un aumento del 42%o, muy por encima del 22% que crece el sector de los vehículos industriales. Sin embargo, Frank Torres apuntó que «los camiones son modelos muy vinculados a la crisis económica» y, debido a que la recuperación es lenta, se espera mantener las mismas cifras en 2015 y 2016.