carrocería-planta-barcelona-nissan

Nissan ha retomado el proceso de diálogo con los sindicatos, respondiendo así a la llamada que la Generalitat de Cataluña ha hecho a la empresa y a los sindicatos para conseguir un acuerdo de mejora de la competitividad para la planta de Barcelona.

Nissan y la representación de los trabajadores cerraron sin acuerdo el pasado siete de septiembre las conversaciones que debían permitir alcanzar un plan de mejora de la competitividad de la planta de Barcelona y optar así a nuevas oportunidades productivas, entre ellas la producción de 24.500 unidades anuales adicionales de la nueva pick up.

Ante esta situación, la Generalitat se ha prestado a colaborar con el fin de que ambas partes alcancen un acuerdo, no solo provechoso para la planta de Barcelona, sino para todo el tejido industrial catalán. Este acuerdo permitiría optar a nuevas inversiones, lo que significaría un mayor nivel de empleo, y mejorar el rendimiento de la planta, lo que ayudaría a aumentar el volumen de exportaciones.

Nissan ha recibido positivamente la propuesta de la Generalitat y ha retomado las conversaciones con los sindicatos, que también han aceptado sentarse en la mesa de diálogo de nuevo con el objetivo de alcanzar un acuerdo lo antes posible que permita aprovechar todas las oportunidades que Nissan puede ofrecer a la planta de Barcelona dentro de su plan de negocio a medio plazo Nissan Power 88.

La compañía quiere aprovechar esta oportunidad para demostrar a Nissan en Japón que la Planta de Barcelona, los sindicatos y el Gobierno pueden trabajar unidos para mejorar nuestra competitividad, y así reforzarán la confianza de la multinacional en sus operaciones.