Los sindicatos de Correos han echado en cara al presidente del operador postal público,  que, según su opinión, «se ha negado a comparecer y ha vuelto a esconderse por tercer año consecutivo, escapándose del control parlamentario del Congreso de los Diputados», con motivo de la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado para 2022.

Las centrales sindicales destacan que «hasta tres grupos parlamentarios (Grupo Popular, Grupo Ciudadanos y el Grupo Plural) han vuelto a solicitar sin éxito su comparecencia en las comisiones parlamentarias sobre los Presupuestos Generales del Estado».

Según Comisiones Obreras y UGT, «el presidente de Correos tiene mucho que ocultar, y por eso se niega a comparecer para dar cuenta de su nefasta gestión al frente de la empresa pública, que desde que asumió su dirección ha perdido cerca de 500 millones de euros, ha recortado la plantilla media en más de 7.000 personas y ha rebajado las condiciones laborales de los trabajadores de la empresa, provocando una notable disminución de la calidad del servicio postal que presta».

Así mismo, los representantes sindicales también reprochan a Serrano su salario, «uno de los sueldos más altos de toda la Administración del Estado y de sus empresas públicas, cerca de 200.000 euros al año, que deberían incluir la obligación de dar la cara al menos de vez en cuando ante los grupos parlamentarios que representan la soberanía popular».

Ambas centrales sindicales estiman que, en esta coyuntura, Correos «corre el riesgo de desaparecer como un servicio público esencial y de perder miles de puestos de trabajo».

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px