El fabricante francés de vehículos industriales continúa con sus estudios de las nuevas tecnologías que permitan reducir el consumo de combustible. Renault Trucks ya cuenta con diversos servicios enmarcados en su dinámica “All For Fuel Eco” que alcanzan hasta un 15% de ahorro de combustible. 

Actualmente, la compañía estudia la integración de un sistema de recuperación de la energía contenida en los gases de escape, llamado ciclo de Rankine, en los vehículos de larga distancia. Esta posible solución tiene el objetivo de producir electricidad para alimentar los componentes y auxiliares eléctricos del vehículo y reducir así el consumo de combustible, descargando el alternador.

El sistema, basado en el ciclo de Rankine, permite transformar la energía térmica en energía eléctrica. La entalpía, es decir, la energía residual de los gases de escape del vehículo, se recupera y luego se transforma en electricidad, gracias a un generador integrado en la turbina.

Esta solución permite recuperar parte de la energía que se escapa en los gases de escape, cerca del 30% en forma de calor, y transformarla en electricidad. Como resultado, el sistema podría permitir al final de un 5 a un 10% de ahorro de combustible para los vehículos de larga distancia.