El fabricante español Kivnon ha desarrollado un nuevo Vehículo de Guiado Automático, AGV, que combina una capacidad de elevación de carga de hasta 1.000 kg con un movimiento omnidireccional.

El nuevo K41 Slim, que se presentará oficialmente en la feria LogiMAT 2019, consigue reducir así el número de maniobras, proporcionando una seguridad perimetral de 360º. Su altura está por debajo los 210 mm, por lo que se trata de un AGV tremendamente flexible y que está preparado para operar en todo tipo de entornos.

También incorpora una batería de litio, lo que lo convierte en un vehículo mucho más eficiente y con mayor autonomía. Para una circulación libre de obstáculos, utiliza la técnica ‘mapping‘, basada en la tecnología Slam, con lo que es capaz de construir un mapa del lugar en el que se encuentra y utilizarlo para determinar su propia localización en tiempo real.

Este modelo es el primero de una nueva familia de AGVs en la que ya está trabajando el fabricante, que ya suma ocho años de experiencia en el el desarrollo de soluciones innovadoras para los complejos procesos de la Industria 4.0.