La producción de los camiones escalera y antiincendios se ha concentrado en estas renovadas instalaciones, que emplean a 1.050 personas y han recibido una inversión de 35 millones de Magirus.

La división de vehículos para extinción de incendios y protección civil del grupo CNH Industrial ha inaugurado su nuevo centro de excelencia en la localidad de Ulm (Alemania), centralizando toda la fabricación de este tipo de productos en unas renovadas instalaciones que han supuesto una inversión de 35 millones de euros y que la han convertido en la fábrica de camiones de bomberos más grande del mundo.

La planta de Ulm, en la que trabajan actualmente 1.050 personas, ocupa una superficie total construida de 180.000 m². La nueva nave de camiones contra incendios, de 12.000 m², está formada por cuatro líneas de ensamblaje con exhaustivos controles de calidad integrados en toda la cadena.

Estas instalaciones permiten tanto la producción en serie como la fabricación de equipamientos especiales destinados a una sola unidad. Para los vehículos más sofisticados y complejos la factoría cuenta con más de 15 puestos de montaje específicos.

El centro de Ulm cuenta también con otros 34.700 m² para la producción de camiones autoescalas. Entre las mejoras introducidas en las instalaciones destacan el aumento de la altura interior, que consigue mejorar la comodidad de los puestos de trabajo, y el aislamiento de las naves para reducir el consumo energético.

Coches de bomberos desde la planta de Ulm para todo el mundo

Tras el traslado de toda la producción de camiones pesados Stralis a la fábrica de Madrid, la planta de Ulm ha estado inmersa en un proceso de remodelación para especializar sus instalaciones en la producción de vehículos y tecnologías contra incendios y garantizar la máxima eficiencia en todos los procesos productivos.

La renovación de la planta alemana ha incluido también la ampliación del centro de I+D y la instalación de una nueva línea de pintura, rotulado y acabados que permite ampliar la gama de diseños y opciones de personalización del vehículo para adaptarse mejor a las diferentes necesidades de los clientes.

La planta de Magirus en Ulm tiene también una zona, de unos 4.000 m2, destinada al pre ensamblaje de autobombas, al montaje de las superestructuras de los camiones escalera, las persianas laterales y otros componentes.

El nuevo centro de calidad y homologación, de 10.000 m², cuenta con los bancos de pruebas más modernos para autobombas, además de zonas de control de calidad, una pista de pruebas de 2,2 km y un simulador de lluvia artificial para comprobar la adherencia en diferentes condiciones. En las renovadas instalaciones se ha incluido un moderno centro de atención al cliente y de entregas de vehículos con varias salas y una zona de exposición. 

Con estas remodelaciones, la planta de Magirus en Ulm tiene actualmente una capacidad de producción de 1.000 autobombas al año y 200 camiones escaleras. Entre el 80 y el 85% de estos vehículos se hacen sobre chasis de modelos Iveco. El 60% se exporta a mercados tan lejanos como Brasil o China, además del resto de países de la UE.

Aprovechando las nuevas instalaciones industriales de Ulm, Magirus ha modificado la imagen corporativa. Magirus, fundada en Ulm en 1864 por Conrad Dietrich Magirus, desarrolla y fabrica camiones para la extinción de incendios. Magirus inventó y patentó la primera autoescalera giratoria y es líder mundial en innovación en este sector. En 1975 la empresa fue adquirida por Iveco que actualmente está integrada en el grupo CNH Industrial.