Nuevo servicio ferroviario de automoviles que une Zaragoza y el Puerto de Valencia

El nuevo servicio ferroviario de automóviles Zaragoza-Puerto de Valencia arrancó el viernes con la descarga en las instalaciones de Valencia Terminal Europa (VTE), en el puerto de la capital valenciana, de un tren porta-autos de Transfesa, compuesto por 20 vagones que transportaban 240 automóviles.

La circulación ferroviaria entre el Centro Logístico de Valencia Fuente San Luis y VTE fue coordinada entre la Autoridad Portuaria de Valencia y Adif y marca el inicio de un nuevo servicio con el puerto de Valencia, que está previsto tenga una frecuencia semanal.

Valencia Terminal Europa, empresa del Grupo Grimaldi dedicada a la manipulación de vehículos y tráfico Ro-Ro, ha dado inicio así a las operaciones ferroviarias de este tráfico en sus instalaciones, que «permiten atender simultáneamente dos formaciones de tren de hasta 700 metros, con la máxima calidad de servicio«, subrayan.

La participación de la APV en el consorcio público-privado que ha sido adjudicatario de la gestión del Centro Logístico Ferroviario Zaragoza Plaza, se enmarca en su línea estratégica para «incrementar la expansión de su hinterland dentro de una etapa de alianzas territoriales«, con Aragón como nodo clave para la consolidación de los intercambios marítimo-comerciales del puerto de Valencia, especialmente a través del automóvil, siderúrgico y agroalimentario.

Mejorar la eficiencia en el eje Aragón-Valencia

El inicio de las operaciones ferroviarias de transporte de automóviles desde Zaragoza al puerto supone una importante apuesta por el eje ferroviario Valencia-Aragón y subraya la necesidad, tantas veces planteada por el gobierno valenciano y por la propia APV, de una actuación sobre dicho eje que permita mejorar sustancialmente su eficiencia.

En los últimos cinco años, la APV ha invertido más de diez millones de euros en infraestructuras ferroviarias cuyo objetivo es optimizar la intermodalidad del puerto de Valencia.

El nuevo servicio se inscribe dentro de las políticas de transporte de la Comisión Europea y combina ferrocarril y Short-Sea-Shipping, ya que los automóviles embarcarán hacia Italia desde el puerto de Valencia con lo que se reduce congestión en las carreteras europeas.

Desde la APV resaltan que también «supondrá una interesante oferta para los fabricantes de automóviles» que, dentro de su política de grupo, incorporan la necesidad de incrementar el peso del ferrocarril como medio de transporte.