Kögel ha añadido a su gama un nuevo volquete con eje autopropulsado, cuyas principales características son su facilidad de uso y una mayor carga útil.

El volquete cuenta un bastidor optimizado en peso, que equipa tres ejes con una capacidad de carga de 24 m³.

La caja de volquete de cuatro milímetros de grosor de acero templado Hardox 450, paredes laterales de chapa de aluminio de cinco milímetros de grosor altamente resistente al desgaste y una pared trasera de chapa de aluminio de siete milímetros de grosor altamente resistente al desgaste está pensada para el movimiento de materiales de construcción como grava o gravilla.

En comparación con un remolque volquete de Kögel, las nuevas paredes laterales y la pared trasera de aluminio pueden ahorrar hasta 430 kilos de tara, algo a valorar en equipos dedicados al transporte de áridos y materiales de mucho peso.

Alto grado de personalización

Kögel ofrece en este nuevo volquete un alto grado de personalización, con una gran variedad de partes montadas de serie o aprovechando el programa de equipamiento individual.

Por otra parte, la distancia entre el pivote y el primer eje ha sido optimizada para conseguir la mejor distribución de la carga posible y facilitar la conducción tanto en carretera como en las maniobras, con el fin de ganar estabilidad sobre terrenos difíciles.

Además, el volquete dispone de un saledizo de la caja de volquete prolongado en 170 mm, con lo que el vertedor opcional es innecesario y se ahorran costes y peso.

Adicionalmente, el eje propulsado Saf Trak, con dos motores hidráulicos de émbolos radiales situados en los cubos de las ruedas del eje propulsado, se monta opcionalmente en el volquete como ayuda extra para la aproximación en pendientes y terrenos difíciles.