En plena crisis, el mercado inmologístico español sigue registrando movimientos de calado que son una muestra clara del interés que demuestra este segmento entre los inversores nacionales e internacionales.

La última operación registrada en este campo es la realizada por Segro sobre una cartera de inmuebles logísticos localizados en Madrid y Barcelona, que le permite asentar su presencia en el país.

El fondo británico se hace de este modo con 240.000 m² de espacio de almacenamiento moderno y sostenible, que se desarrollará durante los próximos cinco años.

Los activos suman 41 hectáreas de superficie y todos están ubicados muy cerca de los principales núcleos de población del país, con la idea de hacer frente al aumento de la demanda que está provocando el rápido crecimiento del comercio electrónico.

Cinco de los activos se encuentran en el entorno de Barcelona. Concretamente están localizados en los municipios de Cerdanyola del Vallés, Tarrassa, Palau-Solitá i Plegamans, Viladecans, así como un almacén de 14.000 m² totalmente alquilado en el municipio de Polinyá.

El resto de emplazamientos que componen esta cartera se encuentran en las proximidades de Madrid. Uno de ellos se halla en la localidad de Paracuellos del Jarama, estratégicamente ubicado junto al aeropuerto de Barajas, mientras que otros dos están en la población de San Fernando de Henares y el distrito capitalino de Villaverde, al pie de la autovía de circunvalación M-45.