Los sindicatos UGT y CCOO han convocado paros parciales en la empresa de paquetería urgente Chronoexprés para los días 13 y 15 de noviembre. Las jornadas de huelga parcial serán de 4 horas por turno, siendo en total 8 horas por día y el 14 secundarán, también, la huelga general.

Las razones que han motivado esta convocatoria de huelga son múltiples, en opinión de los sindicatos convocantes de los paros, y motivados por los «permanentes recortes que viene sufriendo la plantilla de esta empresa en su ya mermado poder adquisitivo, siendo el último eslabón de esta cadena de despropósitos la pérdida de la paga extraordinaria de Navidad«.

A raíz de que en marzo de este año la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) pasará a ostentar la titularidad de Correos, hasta entonces dependiente de la Dirección General de Patrimonio del Estado, los sindicatos aducen este cambio en la titularidad, para justificar la «imposibilidad de negociar con los representantes de la empresa, que han perdido su capacidad de decisión ante los responsables de la SEPI» que, al parecer, «han asumido el mando en la toma de decisiones que afectan a Chronoexprés».

Plan de reestructuración y racionalización del sector público

Toda esta situación tiene su origen en la aplicación a los trabajadores de Chronoexprés del Real Decreto-ley 20/2011, de 30 de diciembre, de medidas urgentes en materia presupuestaria, tributaria y financiera para la corrección del déficit público, en el que se contemplan iniciativas de recorte y congelación salarial para los empleados públicos.

Con esta iniciativa, a entender de los sindicatos, «se ha violentado la normativa para que la plantilla de trabajadores de Chronoexprés –una entidad público-empresarial– sean equiparados a un funcionario público pero en negativo«. La consecuencia a efectos prácticos es que «los salarios del personal de la citada empresa llevan tiempo congelados y ahora se elimina la paga extra de Navidad«.

Chronoexprés se ha venido rigiendo desde el año 2002, conforme al convenio colectivo de transportes de mercancías por carretera, y que según indican los sindicatos en un comunicado,  «con esta iniciativa se pretende equiparar en deberes, pero no en derechos, a los trabajadores de Chronoexprés con los de la función pública«.

Parece, prosigue el comunicado sindical, que «para la administración pública el personal laboral contratado por entidades público-empresariales es el último escalafón de la pirámide laboral en el ámbito de los derechos, pudiéndoseles aplicar todas aquellas medidas regresivas en base a un sacrificio malentendido y claramente insolidario, pero careciendo de la cobertura legal, normativa o estatutaria de los empleados públicos«.