Paulino Plata sera el nuevo presidente de la Autoridad Portuaria de Malaga

El socialista Paulino Plata será el nuevo presidente de la Autoridad Portuaria de Málaga en sustitución del dimisionario José Sánchez Maldonado, cuando mañana martes sea propuesto por el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía.

Plata es actualmente parlamentario por Málaga en el Parlamento de Andalucía. Con una amplia trayectoria política, ha sido alcalde de Antequera y consejero de la Junta de Andalucía, en las carteras de Agricultura, Cultura y Turismo.

Su nombre era uno de los que siempre ha estado en las quinielas para ocupar ese puesto. Ya surgió esa posibilidad cuando Enrique Linde dejó la Autoridad Portuaria, aunque entonces el elegido fue José Sánchez Maldonado. Ahora, le ha llegado la hora a Paulino Plata, quien nunca ha ocultado que estar al frente del Puerto de Málaga era un reto que le gustaba.

Plata, nacido en Melilla en 1953, casado con 3 hijas y ciudadano de Antequera, es diplomado en Magisterio y funcionario de Educación habiendo consolidado una dilatada y reconocida trayectoria política a lo largo de su vida, durante la cual ha ocupado los cargos de consejero de Agricultura y Pesca entre 1994 y2004, de Turismo, Comercio y Deporte desde 2004 a 2007, y de Cultura entre 2010 y 2012.

Maldonado resta importancia al altercado con trabajadores

Tras presentar su dimisión, Maldonado se ha mostrado «satisfecho» del trabajo desarrollado en este tiempo. También ha reconocido que la situación de esta entidad «no es buena«, ni en el aspecto económico ni en el laboral, sin embargo, se ha mostrado convencido de que «no se trata de problemas irresolubles, sino que se podrán ir solucionando con el tiempo«.

Ha insistido en que han sido razones familiares y de salud, padece problemas de hipertensión, agravados en los últimos meses, las que le han llevado a tomar la decisión, una idea que llevaba barajando desde hacía un mes y medio.

Así, ha restado importancia al altercado vivido el pasado miércoles en su despacho con un grupo de trabajadores, ya que, aunque le haya servido como empujón final para adoptar su decisión, ha subrayado que no ha sido el detonante.

Por su parte, desde CCOO se ha asegurado que a los trabajadores les afecta de lleno al quedarse sin la figura del presidente como interlocutor en la incipiente negociación. La plantilla de la Autoridad Portuaria, que cuenta con unos 180 trabajadores, podría reducirse con 50 despidos tras la fuerte caída de sus tráficos de mercancías.

El propio presidente de Puertos del Estado, José Llorca, ya apuntó a los puertos de Málaga, Gijón y Castellón como los recintos «con mayor endeudamiento a largo plazo y con una plantilla sobredimensionada«.