Con la llegada del mes de mayo, el Gobierno de Portugal ha decidido devolver la normalidad a los pasos fronterizos con España y eliminar los controles vigentes desde el pasado mes de enero y que habían sido prorrogados hasta el 1 de mayo por ambos Gobiernos.

Para adoptar esta medida, el Ejecutivo luso ha tenido en cuenta la favorable evolución que se está produciendo a ambos lados de la raya en el control de la pandemia.

Los pasos fronterizos entre los dos países ibéricos llevaban limitados desde el pasado mes de enero a solo 18 puntos autorizados y con horario restringido para el transporte internacional de mercancías, trabajadores transfronterizos y estacionales debidamente documentados y vehículos de emergencia y rescate.

Así mismo, con la medida también se atajan los problemas que habían empezado a registrar algunos transportistas gallegos con clientes en Portugal las últimas semanas.

Al parecer, se habían venido produciendo paradas a camiones que entraban vacíos en el territorio luso para cargar mercancía de sus clientes en el país, algo que afectaba a la productividad de las empresas, así como al servicio que ofrecen.