La Dirección General de Tráfico espera más de un millón de desplazamientos por carretera con motivo de la festividad de San Isidro, que se celebra este viernes 15 de mayo en Madrid, lo que supone un 12% que un fin de semana normal.

Con el fin de facilitar dichos desplazamientos, la Administración tiene prevista una serie de medidas de regulación de la circulación que pueden afectar especialmente al transporte por carretera, teniendo en cuenta que se podrá restringir «en ciertos días, tramos y horas» la circulación de camiones en general y de determinadas mercancías en particular. 

Además, y debido a las obras urgentes para reparación del viaducto sobre el embalse de Contreras, entre las poblaciones de Villargordo del Cabriel y Minglanilla, la DGT ha establecido medidas especiales en la autovía A-3 y en la antigua N-III el domingo 17 de mayo, coincidiendo con el retorno de la circulación de la zona de Levante hacia el centro peninsular.

En primer lugar, se habilitará un carril en sentido contrario al habitual en la A-3 con el que se pretende ampliar la capacidad del sentido Madrid entre los kilómetros 254 y 242 de dicha autovía.

Por otro lado, se procederá a la anulación mediante conos de los carriles de circulación lenta localizados entre el punto kilométrico 235 y 231 del sentido hacia Madrid de la N-III, para evitar situaciones de embotellamiento en la zona de desaparición de dicho carril.

También será reforzada la señalización en la N-III advirtiendo del cambio de vía, tras el transfer de la A-3 a la N-III, debido a las obras y advirtiendo de que se pasa de una carretera de calzada doble a una de calzada única y dos sentidos de circulación.