operacion-de-bunkering-de-buque-a-buque-de-scangas

El operador está incorporando las últimas tecnologías para poder adaptarse a la creciente demanda de este tipo de operaciones.

La embarcación Coralius, de Skangas, ha suministrado Gas Natural Licuado, GNL, al petrolero Fure West, de 144 metros de eslora. La operativa, que se ha convertido en la primera de este tipo que se realiza en alta mar, ha tenido lugar en el estrecho de Kattegat, entre el puerto danés de Frederikshavn y el sueco de Gotemburgo.

En 2015, Furetank Rederi reacondicionó este buque para el suministro de GNL como combustible marítimo en Europa. Las unidades propulsadas por Gas Natural Licuado necesitan un abastecimiento similar al de los buques tradicionales, mediante operaciones rápidas y seguras.

Asimismo, precisan un traspaso rápido del combustible mientras se encuentran en el mar, no solamente cuando atracan en un puerto. En este sentido, el operador está incorporando las últimas tecnologías para poder adaptarse a la creciente demanda del ‘bunkering’ de buque a buque.

Ventajas del uso del GNL

El GNL es el combustible marítimo más limpio que existe actualmente y cada vez está aumentando más su uso, debido al ahorro de costes que supone. Puede utilizarse en todo tipo de embarcaciones, incluyendo ferries, cruceros, tanqueros, graneleros o portacontenedores.

Además, ofrece numerosas ventajas, como la eliminación total de las emisiones de SOx y las partículas, y la reducción de las emisiones de NOx hasta en un 85% y las de CO2 hasta en un 20%.

Desde Skangas confían en que la demanda de este tipo de buques se incremente en un futuro cercano, en línea con el objetivo de las navieras de apostar por alternativas más limpias y sostenibles.