A finales de julio el grupo PSA Peugeot-Citroen buscaba desesperadamente un socio para reemplazar a Fiat, que había acordado en mayo de 2011 no renovar su cooperación en la planta de Sevelnord,  para la fabricación del vehículo comercial sustituto del Peugeot Expert, Citroën Jumpy et Fiat Scudo.

La retirada de Fiat, que a pesar de todo continuará comprando sus comerciales a PSA hasta 2017, significaba el cierre de la planta. Como consecuencia de todo ello, el pasado mes de julio PSA rescindió los términos del acuerdo con Fiat.

La llegada de Toyota y la firma de un convenio de colaboración que comenzará en el segundo semestre de 2013 con la entrega de las primeras unidades a Toyota, junto con el acuerdo con los casi 800 trabajadores que habían aceptado en esas mismas fechas un ajuste de las condiciones de trabajo, con el fin de asegurar el empleo, han permitido asegurar la continuidad de  la planta gala.

El presidente del consorcio automovilístico, Philippe Varin, ha afirmado que «ésta ha sido una decisión importante para la fábrica y para el grupo, ya que se han identificado las condiciones económicas necesarias para continuar fabricando vehículos comerciales y para asegurar la operatividad del centro«.

Futuro asegurado para Sevelnord

Esta decisión implica para PSA una inversión total de 760 millones de euros, de los que 400 millones corresponden a actividades de investigación y desarrollo. «Esta decisión permite al grupo para asegurar el futuro de la planta«, ha confirmado el constructor francés en un comunicado.

En un entorno con una bajada drástica en la venta de vehículos en el sur de Europa, que ha llevado al grupo PSA a una caída en sus ventas del 13% durante el primer semestre del 2012, y a encadenar 23 meses de caídas continuadas.

Todo ello implica que el grupo automovilístico francés se vea obligado a suprimir 8.000 empleos en Francia y cesar la producción en el centro de Aulnay (Seine-Saint-Denis) en 2014, en el que trabajan 3.000 empleados y de otros 1.400 en la planta de Janais, cerca de Rennes. El cierre de la planta de Aulnay es el primero que se produce en Francia en el sector automovilístico en los últimos 20 años.

El sustituto del Expert y del Jumpy para 2015

El nuevo modelo que se montará en Valenciénnes, cuyo nombre en clave es «K1» se posicionará en la gama media, sin que se hayan dado más detalles por parte del fabricante. Comenzará a producirse a partir de 2015 y, al igual que sus predecesores, también se producirá en versión monovolúmen, como el Peugeot 807 y el Citroën C8.

Una gama de vehículos comerciales es indispensable para el grupo PSA Peugeot Citroën, que es el líder europeo del segmento de LCV (vehículos comerciales ligeros de menos de 3,5 t), con una cuota de mercado del 20,8% en este primera semestre.