El Tribunal de Apelación de Competencia ha rechazado la decisión tomada en junio por la Comisión de Competencias británica de suspender durante dos años la explotación por parte de la empresa Eurotunnel de la línea de ferry Dover-Calais. La Comisión ya ha anunciado que volverá a reconsiderar el caso y determinará si tiene la jurisdicción necesaria para revisarlo.

Eurotunnel había comenzado a ofrecer la ruta Dover-Calais en agosto de 2012 a través de su filial naviera MyFerryLink. Con esta decisión del Tribunal británico, se permitirá a la empresa que siga ofreciendo los servicios de ferry desde Dover.

La argumentación de la Competencia británica fué que al quedarse con los tres barcos de la antigua compañía SeaFrance, tras su liquidación, Eurotunnel amenazaba la libre competencia en el tráfico entre las dos orillas del Canal de la Mancha, ya que sólo con los trenes controla un 40 % de cuota de mercado.

La Comisión tomó la decisión de prohibir el servicio de ferries, tras argumentar que con esta compra Eurotunnel se aseguraría de que un rival, DFDS, no pudiera comprar a bajo precio y aprovechar para reducir el precio de los viajes a través del canal. Sin embargo, una tercera empresa, como es P&O Ferries, también opera en la ruta.

Desde Eurotunnel se ha mostrado satisfacción al conocerse la noticia, ya que «el Tribunal de Apelación ha reconocido así las ventajas y la utilidad de nuestra presencia en los servicios de ferry a través del Canal». En cuanto a MyFerryLink, se han alegrado de la noticia diciendo que era «un regalo antes de Navidad» para los 600 empleados de la compañía.