El Grupo Renault lanza ‘Advanced Battery Storage’, una solución de almacenamiento estacionario de energía basada exclusivamente en baterías de vehículos eléctricos.

A largo plazo, será capaz de almacenar por lo menos 60 MWh, lo que lo hará que el dispositivo sea el más importante de su tipo jamás construido en Europa. Las primeras instalaciones se realizarán a principios de 2019 en tres lugares en Francia y Alemania. Por un lado, en las factorías Renault de Douai, Norte, y Cléon, Seine-Maritime, y sobre una antigua factoría de carbón en Rhénanie-du-Nord-Westphalie.

Además, la capacidad de almacenamiento irá creciendo progresivamente a lo largo del tiempo hasta contar con 2.000 baterías de coches eléctricos. En ese momento, el dispositivo habrá alcanzado, incluso sobrepasado, el umbral de los 60 MWh.

El objetivo de esta solución es administrar las desviaciones entre el consumo y la producción de electricidad en un momento determinado con el objetivo de aumentar la cuota de las energías renovables en el mix energético. Es decir que se trata de mantener el equilibrio entre la oferta y la demanda en la red eléctrica integrando diferentes fuentes de energía cuyas capacidades de producción no son constantes.

Este almacenamiento estacionario se concibe a partir de baterías de vehículos eléctricos almacenadas en contenedores. El dispositivo utiliza baterías en su segunda vida, así como un complemento de baterías nuevas, almacenadas para futuros cambios en la vida posventa.